SERRADURA PORTUGUESA

Por Marisa Gil

El azúcar es muy adictivo y crea un broche de oro al cerrar una comida. Debemos tener cuidado con consumirlo en exceso, pero no está mal, de vez en cuando, darse un capricho.

El problema surge cuando eres tú quien tiene que prepararlo. Bien porque no se te da bien la repostería, bien porque no tienes tiempo, o por mil excusas que podemos tener para no lazarnos el delantal y sumergirnos en el sutil mundo de los postres.

Lo que hoy os traigo es un postre portugués. Dicen de él que es el postre más fácil del mundo y, sin embargo, el resultado es alucinante. Está buenísimo, y si a ello sumamos lo poco que se tarda en prepararlo, podríamos encumbrarlo en la cúspide de nuestras recetas favoritas.

Solamente tres ingredientes, 10 minutos y a la nevera. Además, si lo hacemos de un día para otro, aún está mejor.

Hay quien prepara esta receta en una tartera pequeña para así tener un pastel, pero el original va en vasitos originales, que a mí es también como más me gusta.

Ahí va la receta:

INGREDIENTES:

-400 ml de nata para montar

-200 gr. galletas tipo Maria (un paquete de los cuatro que suelen ir)

-370 gr. de leche condensada (un bote pequeño)

PREPARACION:

Empezaremos triturando las galletas.

Por otro lado, montamos la nata y cuando esté vamos echando la leche condensada poco a poco para evitar que baje el volumen de la nata.

Disponemos los vasitos y ponemos una capa de galleta triturada, otra de mezcla, otra de galleta…así sucesivamente terminando con una capa de galleta triturada.

Dejamos en el frigorífico hasta la hora de consumir.

Buen provecho!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *